«Un día sin ellas»

Por: Gabriel Ruiz

Un mundo sin ellas… no tendríamos motivación, hubiésemos crecido desnutridos e insípidos, nuestras lágrimas no tendrían sentido.
Demos Gracias a las mujeres por soportarnos con tanto amor y dolor durante el parto, por haber sido copartícipes con Dios en el milagro de nuestra vida.
Merecen un homenaje, pidámosles perdón a nombre de todos esos hombres, que las han violado, ultrajado, golpeado, asustado, engañado, asesinado, no viviremos suficiente para pedirles tanto perdón a ellas, las que dan sentido a la existencia.
No necesitamos un día sin ellas, necesitamos más días con ellas, para cuidarlas, bendecirlas, reconquistarlas, para pedirles perdón y para hacer de nuestra casa un hogar.
En lugar de un día sin ellas, necesitamos un día con mas caballeros, un día en que los hombres recuperemos, la gentileza y la caballerosidad, les abramos la puerta, les carguemos las bolsas, les cedamos el asiento en el camión, dejemos el celular para escucharlas sin medida y con atención, les demos flores, las acompañemos a ver una película romántica, les hagamos la vida más ligera.
No necesitamos un día sin ellas, necesitamos un día, sin homicidios, ni los 40,000 de hombres ni los 4,000 de mujeres, un día sin secuestros de niños para el tráfico de órganos, un día sin abuso sexual infantil, un día mas con parques, para que nuestros hijos, jueguen seguros y se diviertan sanamente, un día con calles seguras para que nuestras mujeres, esposas, hijas, madres, hermanas, amigas puedan transitar seguras por la ciudad.
¿Un día sin ellas?, mientras, los violadores descansan sonrientes, los abusadores de menores pululan por la ciudad, mientras el crimen organizado se organiza mejor para aumentar la inseguridad, mientras que nuestras legisladoras descansan, en lugar de legislar, las funcionarias del gobierno también hacen paro, en lugar de trabajar para mejorar las condiciones de seguridad.
Un día sin ellas es una protesta abstracta, sin propósito específico, sin petición, ni destinatario, que pretende realizarse en el marco de los actos vandálicos de las feminazis en la ciudad de México, apoyadas por la jefa del gobierno que pretende avalar y validar ese movimiento, cuyo fin es crear una sociedad dividida, que fomenta el odio entre hombre y mujer, que reduce matrimonios, debilita la familia y por tanto la natalidad.
¡Si!, rindámosle un homenaje a la mujer, ese día hagámosle un reconocimiento a una mujer cercana, una de esas heroínas que trabajan a nuestro lado, tengamos un detalle especial con nuestra madre, hermana, esposa, hija, amiga.
¡Sí!, luchemos contra la violencia y la vulnerabilidad de la mujer, cada uno de nosotros hagamos una propuesta de cambio, enviándola a nuestro diputado, invadamos las redes con nuestras propuestas, denunciemos al vecino y al compadre si es un agresor de mujeres, reprendamos al amigo. Un día sin ellas será un día amargo y triste pero no reducirá la violencia, pues los actores estarán tranquilos y sonrientes.

Deja un comentario